Algunos millenials de la ciudad están invirtiendo en propiedades en zonas rurales por una razón inquietante: por si sus hogares urbanos son devastados por desastres relacionados con el cambio climático.

Están comprando tierras en lugares como Vermont, Oregón y las Montañas Catskill de Nueva York, con la esperanza de tener un refugio si (o más bien cuando, en su opinión) las ciudades costeras donde viven se ven abrumadas por el aumento del nivel del mar y el clima extremo y destructivo como resultado del cambio climático, reportó el New York Times.

Estos jóvenes profesionales están construyendo casas para ser autosuficientes y sostenibles, y algunos están apostando a que la tierra que compran ahora crecerá astronómicamente en valor en el futuro.

Mark Dalski, de 33 años de edad, que vive en Greenwich, Connecticut, y es propietario de una empresa que construye techos ecológicos en la cercana ciudad de Nueva York, dijo al The New York Times que compró cuatro acres en las montañas Catskill en el norte del estado de Nueva York. Está construyendo una pequeña casa allí que tendrá su propio pozo, líneas eléctricas, sistema séptico y un huerto.

Si su ciudad natal de Greenwich se vuelve inhabitable, “tendrá un espacio seguro”, dijo Dalski al Times.

Comprar bienes raíces en áreas remotas como plan de respaldo en caso de una catástrofe apocalíptica no es una idea nueva, pero parece que se está convirtiendo en algo cada vez más común.

Los ultra ricos de Silicon Valley han estado comprando búnkeres subterráneos del día del juicio final en Nueva Zelanda que cuestan hasta $8 millones, reportó anteriormente Business Insider. El cofundador de Paypal, Peter Thiel, compró una casa de 4,8 millones de dólares en 2011 y recientemente instaló una sala de pánico.

Y un grupo en Kansas está construyendo un elaborado refugio para el día del Juicio Final, con un gimnasio, un parque para perros bajo techo y un muro de escalada, cuya construcción costará 20 millones de dólares y que podría mantener a una docena de familias.

Dalski confía en que su tierra en los Catskills le hará ganar dinero en el futuro cuando todos los demás sigan sus pasos.

Si “puedo ganar unos cuantos acres, va a triplicar su valor”, dijo Dalski al Times. “Dentro de 100 años, valdrá algo. La gente va a tener que mudarse al norte en algún momento”.

Fuente

Comentario propio: 

Muchos Adventistas sin embargo, con todo lo que sabemos, aún estamos en medio de las ciudades, muchos comprando pisos, pagando hipotecas, como si fueran a vivir ahí durante mucho tiempo. Es una pena, pero ciertamente serán pillados por sorpresa. Dios tenga misericordia.