Tenemos un Evangelio Adventista?

La promesa del lugar santísimo es la promesa de la perfección del carácter, una perfección de todos los pecados, tanto conocidos como desconocidos. Ignorar los dos departamentos y enseñar sólo la bendición del primer departamento es, en esencia, decir que no hay diferencia. Es marchar hacia atrás, hacia Egipto y hacia atrás antes de 1844. Está intentando cerrar la puerta abierta y abrir la puerta cerrada. «Los enemigos de la verdad presente han estado tratando de abrir la puerta del lugar santo, que Jesús ha cerrado, y de cerrar la puerta del lugar santísimo, que Él abrió en 1844». (EW 43)

Lee mas