Juan Carretero es un pastor jubilado que sigue siendo reconocido por la Unión Española de Iglesias Adventistas del Séptimo Día como pastor con licencia ministerial honorífica/emérita. [1] A lo largo de los años, ha sido un representante muy activo de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en muchas reuniones ecuménicas desde su jubilación. [2] [3] [4] [5] [6] Recientemente, en tres días consecutivos y en tres lugares diferentes entre el 22 y el 24 de enero de 2022, el pastor adventista del séptimo día Juan Carretero participó en una variedad de eventos ecuménicos en Zaragoza, España.

Evento #1 – 22 de enero de 2022 – Iglesia Católica de San Felipe y Santiago el Menor

22 de enero de 2022 – En el interior de la Iglesia Católica Romana, los líderes eclesiásticos imparten una bendición religiosa multirreligiosa conjunta a los participantes ecuménicos. El pastor adventista Juan Carretero, flecha roja, se une a ellos.
El 22 de enero de 2022, en la iglesia católica romana de San Felipe y Santiago el Menor, en Zaragoza, España, los adventistas del séptimo día se reunieron con líderes de diferentes religiones para cantar, rezar y adorar. Según la publicación de Facebook anterior, se trató de una celebración de culto ecuménico.
En la imagen superior se puede ver una bendición pastoral interconfesional unida. Líderes de muchas denominaciones, incluyendo católicos romanos, evangélicos, anglicanos y adventistas del séptimo día, levantaron sus manos al unísono para bendecir al pueblo.

Evento #2 – 23 de enero de 2022 – Iglesia Anglicana de Zaragoza

El pastor Juan Carretero, flecha roja, se sienta y escucha durante su segundo día de encuentro ecuménico con los mismos participantes interreligiosos el 23 de enero de 2022 en la Iglesia Anglicana de Zaragoza, España.
A pesar de que el segundo encuentro tuvo lugar en una iglesia anglicana, el evento fue patrocinado tanto por la Iglesia Católica Romana como por la Iglesia Anglicana, según la publicación de Facebook mencionada. La primera lectura fue anunciada por la Iglesia Anglicana. La segunda lectura fue anunciada por la Iglesia Católica. A continuación, los asistentes rezaron el Padrenuestro y el Credo de Nicea (que confiesa una única Iglesia católica; más adelante hablaremos de ello). También estuvieron presentes miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, de la Comunidad Apostólica Fronteras Abiertas, de la Iglesia Ortodoxa Rusa, de la Iglesia Metodista Unida y de la Comunidad Chemin Neif, según el post.

Evento nº 3 – 24 de enero de 2022 – Iglesia católica de Nuestra Señora del Monte Carmelo

El 24 de enero de 2022, el pastor adventista del séptimo día Juan Carretero se unió al arzobispo católico romano Carlos Manuel Escribano Subías junto con ortodoxos y evangélicos, para promover el trabajo de la plena «unidad visible» mientras se encontraba en la Iglesia Católica de la Señora del Monte Carmelo en Zaragoza, España. El párroco Juan Carretero está sentado aquí delante del cirio papal.
Este encuentro ecuménico fue documentado en vídeo por la Iglesia Católica de Nuestra Señora del Carmen. En el inicio del evento destacaron la importancia de adherirse al Decreto Ecuménico del Concilio Vaticano II.

Minuto 7:21 – «Desde la delegación episcopal de Ecumenismo, queremos agradecer a la comunidad parroquial de Nuestra Señora del Carmen la acogida que nos han brindado, así como todas las facilidades dadas para la celebración de esta oración ecuménica interconfesional. Este acto se enmarca en la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, una semana que se celebra en Zaragoza desde hace años y que se prepara conjuntamente con un equipo de pastores y ministros de varias confesiones cristianas con los que se colabora a lo largo del curso en la realización de otros actos de oración en común, formación, celebraciones y otras actividades. Con el paso del tiempo, este equipo ha ido creciendo, habiendo logrado un clima de verdadero ecumenismo espiritual entre sus componentes. Como dice el Decreto sobre el Ecumenismo del Concilio Vaticano II, es el alma de todo ecumenismo«.

¿Concilio Vaticano II? ¿Y el Mensaje del Segundo Ángel? El solemne mensaje del Segundo Ángel de Apocalipsis 14:8 está siendo sustituido por la falsa enseñanza del Concilio Vaticano II. El Decreto sobre el Ecumenismo de la Iglesia Católica Romana dice: «Entrad», que es lo absolutamente opuesto al «Mensaje del Grito de Dios» de Apocalipsis 18:4, que dice: «Salid». ¿Qué estamos haciendo aquí? Bajo la influencia de la Lluvia Tardía, Apocalipsis 14:8 y Apocalipsis 18:4 son los mensajes finales de Dios para el mundo. Se trata de un mensaje solemne y serio, de naturaleza similar a la advertencia de Noé sobre el inminente diluvio universal.

Pero, ¿qué está ocurriendo ahora mismo? Muchas iglesias, asociaciones, uniones y líderes de la División y de la Asociación General están borrando este mensaje, diciendo efectivamente: «No necesitamos la palabra de Dios». ¿Qué están haciendo los adventistas en muchos lugares? Están socavando la invitación de Dios a «salir». Algunos la han abandonado por completo. No queremos transmitir el mensaje del Primer Ángel. Estamos pasando por alto el Segundo Ángel. Y queremos replantear el Tercer Ángel. ¿Cómo podremos dar el Fuerte Pregón, que es una combinación de los tres?

Nos estamos centrando en mensajes ecuménicos más nuevos, más amistosos y no ofensivos. Sin embargo, debemos recordar que los Mensajes de los Tres Ángeles son anteriores a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. El adventismo se fundó en estos mensajes que surgieron antes del movimiento. Esto significa que no tenemos la autoridad para despreciar, descartar o reemplazar la verdadera fe. Ningún comité, pastor o grupo de líderes tiene la autoridad de alterar o prohibir la verdad bíblica de larga data. Si nuestra gente realmente entendiera nuestro mensaje y proclamara nuestras verdades fundamentales, no estaríamos en la cama con el Anticristo, estaríamos en el cielo.

«Si el propósito de Dios hubiera sido llevado a cabo por su pueblo al dar al mundo el mensaje de misericordia, Cristo, antes de esto, habría venido a la tierra, y los santos habrían recibido su bienvenida en la ciudad de Dios» (Testimonios, Vol. 6, p. 450).

Monseñor Carlos Manuel Escribano Subas, centro.

Durante la conferencia ecuménica, el representante del Papa, el arzobispo católico romano Carlos Manuel Escribano Subas, dijo lo siguiente:

Minuto 8:40 – «Hermanos y hermanas, al reunirnos hoy para rezar por la unidad visible de la Iglesia, nos unimos a los cristianos que viven su fe en cualquier rincón del planeta.

No nos equivoquemos sobre cuál es su objetivo. Trabajan para crear la plena unidad visible de todas las Iglesias. Esto no es adventismo. Esto no es el protestantismo. Y ciertamente no es el cristianismo apostólico. Esto es el vino de Babilonia, que sale directamente de la copa de indignación de la ramera. El arzobispo católico romano continuó:

Hoy nos ofrecemos a él y le pedimos que envíe su Espíritu Santo sobre nosotros. A todos. Únenos, Señor, que viene del Norte y del Sur, del Este y del Oeste. A los jóvenes y a los ancianos, a los hombres y a las mujeres, para que todos, juntos, nos postremos ante ti y te adoremos, reconociéndote como nuestro rey celestial».

Después de pronunciar estas palabras, todas las iglesias representadas hicieron una declaración conjunta. Se trataba de una confesión espiritual pública y de un arrepentimiento por haber rechazado el pasado y haber abrazado un nuevo camino:

Minuto 14:36 – «Hemos sido egoístas. Hemos antepuesto nuestras propias necesidades y las hemos hecho prevalecer sobre nuestro compromiso con la justicia. Hemos construido muros entre nosotros y hemos sembrado la semilla de la desconfianza hacia los demás».

Minuto 15:08 – «Hemos distinguido a las personas en función de su etnia, su religión o su sexo, y hemos mantenido que Jesús está de nuestra parte en la lucha contra el otro. Te pedimos, Señor, por nuestros pensamientos y acciones. Acepta nuestro arrepentimiento».

¿Aceptar nuestro arrepentimiento? ¿Por qué? ¿Por compartir la verdad de Dios? Ya se nos ha dicho que no debemos ir por el camino de pedir perdón por el mensaje de advertencia final de Dios:

«No debemos encogernos y pedir perdón al mundo por decirles la verdad: debemos despreciar el ocultamiento. Desplieguen sus colores para responder a la causa de los hombres y de los ángeles. Que se entienda que los adventistas del séptimo día no pueden hacer concesiones. En vuestras opiniones y fe no debe haber la menor apariencia de vacilación: el mundo tiene derecho a saber qué esperar de nosotros» (Evangelismo, p. 179).

Una vez más, Dios nos dice que no debemos tener nada que ver con las consecuencias o con la reacción del mundo a su mensaje. Se nos dice que declaremos la palabra de Dios y dejemos todas las consecuencias a Él:

«El Señor da una verdad especial para el pueblo en una emergencia. ¿Quién se atreve a negarse a publicarla? Él ordena a Sus siervos que presenten la última invitación de misericordia al mundo. No pueden permanecer en silencio, salvo a riesgo de sus almas. Los embajadores de Cristo no tienen nada que ver con las consecuencias. Deben cumplir con su deber y dejar los resultados con Dios» (Great Controversy, p. 609).

Después de este ejercicio espiritual «despierto», en el que todos los participantes se disculpan, se pusieron todos juntos a proclamar su fe. Recitaron lo que parecía un resumen del Credo de Niza, o al menos los puntos de fe en los que todos están de acuerdo. Un sacerdote católico romano presidió la lectura, dirigiendo a las distintas iglesias, incluidas las adventistas, en la declaración de la «fe»:

Minuto 39:21 – «Proclamemos nuestra fe. Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor; que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo. Nació de la Santa Virgen María. Padeció bajo el poder de Poncio Pilato. Fue crucificado, muerto y enterrado. Descendió a los infiernos. Al tercer día, resucitó de entre los muertos. Subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, en la Santa Iglesia Católica, en la comunión de los santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección de la carne y en la vida eterna. Amén».

Esta NO es nuestra fe. Cuando los católicos hablan de la Santa Virgen María y de los santos, entienden que estas personas están vivas en el cielo, intercediendo por nosotros ante Dios; por lo tanto, debemos rezarles. Cuando los católicos hablan del perdón de los pecados, se refieren a confesar sus pecados a un sacerdote humano y no a Jesucristo, nuestro sacerdote celestial. Y cuando Roma habla de la «Santa Iglesia Católica», NO se refieren al cuerpo universal de creyentes; no, se refieren a los que están bajo la autoridad del papa, sus cardenales, sus obispos y sus sacerdotes.

El pastor adventista Juan Carretero se dirigió al grupo ecuménico, incluido el arzobispo. ¿Qué dijo?

A esto nos lleva el ecumenismo. Nos lleva a Roma y nos somete al Papa. El verdadero adventismo confiesa y proclama públicamente su fe bíblica. Esta práctica ha existido desde que los primeros adventistas del séptimo día salieron de las iglesias caídas. Es hora de que los líderes y los laicos revivan nuestra misión y mensaje históricos.

También debemos distinguir entre las personas que se llaman adventistas pero que no siguen las enseñanzas fundamentales. Los fieles no deben obedecer ni seguir el ejemplo de los líderes infieles que defienden y promueven el romanismo en lugar de defender el adventismo. ¿Qué autoridad bíblica tiene la herejía? Ninguna. Además, todas las decisiones tomadas por individuos que abrazan y promueven la herejía son nulas y, en lo que respecta a Dios, sin valor.

«Pero si nosotros, o un ángel del cielo, os anuncia otro evangelio distinto del que os hemos anunciado, sea anatema». Gálatas 1:8.

Hoy en día somos testigos con nuestros propios ojos de la proclamación de un mensaje ecuménico, moderno y antievangélico. Esto conlleva el anatema (maldición) de Dios. Por lo tanto, los fieles deben exigir a sus pastores y líderes que lean y enseñen los principios históricos de la fe, no las nuevas confesiones del movimiento ecuménico de Roma.

«Dios despertará a su pueblo; si otros medios fracasan, entrarán entre ellos herejías que los tamizarán, separando la paja del trigo. El Señor llama a todos los que creen en su palabra a despertar del sueño. Ha llegado una luz preciosa, apropiada para este tiempo. Es la verdad bíblica, que muestra los peligros que están justo sobre nosotros. Esta luz debe llevarnos a un estudio diligente de las Escrituras y a un examen muy crítico de las posiciones que sostenemos» (Consejos a los escritores y editores, p. 40).

Debemos ser conscientes del hecho de que algunos de los que actualmente ocupan cargos en la iglesia han caído en la herejía. Algunos que están en posiciones de poder han abusado de sus posiciones forzando su herejía a sus subordinados, llevando finalmente a la gente por el camino de la apostasía y la ruina eterna.

Esta es una captura de pantalla real del video en el minuto 47:09. Muestra que el pastor Juan Carretero simplemente leyó una declaración preparada sobre los reyes magos que siguieron la estrella que anunciaba el nacimiento de Jesús y de nuestra necesidad de seguir la luz.
Necesitamos adventistas del séptimo día valientes, hombres y mujeres de verdad, que pidan a sus ancianos y pastores que confiesen y proclamen públicamente la fe que solíamos escuchar: el mensaje del santuario, el juicio investigador, la justicia bíblica por la fe, la Ley de Dios, el verdadero sábado de Dios, la caída de Babilonia, la marca de la bestia, el inminente regreso de Jesús y otras verdades históricas. Habrá un avivamiento y surgirá de alguna parte, pero cualquier avivamiento y reforma debe comenzar exigiendo un avivamiento de la «fe que una vez fue entregada a los santos» (Judas 1:3).

«Hay demasiado poco del Espíritu y del poder de Dios en la labor de los vigilantes. El Espíritu que caracterizó esa maravillosa reunión en el día de Pentecostés está esperando manifestar su poder sobre los hombres que ahora están de pie entre los vivos y los muertos como embajadores de Dios. El poder que conmovió al pueblo tan poderosamente en el movimiento de 1844 se revelará de nuevo. El mensaje del tercer ángel no se emitirá en tono susurrado, sino en voz alta» (Testimonios, Vol. 5, 252).

«Aquellos que se comprometen en la solemne obra de llevar el mensaje del tercer ángel, deben salir decididamente, y en el Espíritu y el poder de Dios, predicar sin temor la verdad, y dejarla cortar. Deben elevar la norma de la verdad, e instar a la gente a que la alcance. Se ha bajado para encontrar al pueblo en su condición de oscuridad y pecado. Es el testimonio punzante el que hará que el pueblo se decida. Un testimonio pacífico no lo hará. El pueblo tiene el privilegio de escuchar este tipo de enseñanza desde los púlpitos del día. Pero Dios tiene siervos a quienes ha confiado un mensaje solemne y temible, para sacar y preparar a un pueblo para la venida de Cristo. Hay una diferencia tan grande entre nuestra fe y la de los profesantes nominales, como los cielos son más altos que la tierra» (Spiritual Gifts, Vol. 2, p. 300).

Fuentes

[1] https://www.adventistyearbook.org/2012.pdf

[2] https://www.parroquiadelportillo.es/single-post/2017/01/28/celebraci%C3%B3n-de-la-oraci%C3%B3n-ecum%C3%A9nica

[3] http://equipoecumenicosabinnanigo.blogspot.com/2018/02/souc-2018-testimonio-grafico-zaragoza.html

[4] https://m.facebook.com/sanmiguelzaragoza/photos/a.424927540932340/1654049541353461/?type=3

[5] https://iglesiaanglicanazaragoza.blogspot.com/2017/02/conferencias-sobre-la-reforma.html

[6] https://hispanianglicana.wordpress.com/2017/11/06/conmemoracion-conjunta-del-500-aniversario-de-la-reforma-protestante-en-zaragoza/

Artículo traducido por adventistahoy.com. Original en http://adventmessenger.org/adventists-catholics-and-evangelicals-work-towards-full-visible-unity-while-invoking-the-second-vatican-councils-decree-on-ecumenism/